Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañol

Secretaria Ejecutiva de CEPAL recalca trabajo conjunto con la OCDE para apoyar el desarrollo sostenible de los países de América Latina y el Caribe

Durante la celebración del 5⁰ aniversario del Programa de la OCDE para la región, Alicia Bárcena, reafirmó la importancia de enfrentar los desafíos actuales con asociaciones renovadas y una cooperación internacional basada en intereses comunes.

28 de mayo de 2021|Noticia

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, resaltó hoy el fructífero trabajo conjunto realizado con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en favor del desarrollo sostenible de los países de la región, durante el 5⁰ aniversario del Programa Regional de la OCDE para América Latina y el Caribe.

La sesión pública de alto nivel del Comité Directivo del Programa (PRALC) se realizó este viernes de manera virtual con la presencia de Jefes de Estado y autoridades de varios países de la región, entre ellos Carlos Alvarado, Presidente de Costa Rica; Marta Lucía Ramírez, Vicepresidenta y Ministra de Relaciones Exteriores de Colombia; Josep Borrell, Alto Representante y Vicepresidente de la Comisión Europea; Félix Ulloa, Vicepresidente de El Salvador; Juan Orlando Hernández, Presidente de Honduras; Ministros y Viceministros de Relaciones Exteriores y de Economía de Alemania, Brasil, Canadá, Chile, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal y Reino Unido; así como representantes de los principales organismos multilaterales y regionales relacionados con América Latina y el Caribe.

En un mensaje grabado transmitido durante la celebración, Alicia Bárcena rindió un tributo especial a Ángel Gurría, Secretario General saliente de la OCDE -quien dejará su cargo el 31 de mayo- y destacó el énfasis dado a América Latina y el Caribe durante su gestión. También saludó y deseó éxito a Mathias Cormann, ex Ministro de Finanzas de Australia, quien sucederá a Gurría a la cabeza de la organización a partir del 1 de junio.

“Para la CEPAL ha sido un honor trabajar mano a mano con la OCDE como socios en distintas iniciativas como los diálogos de políticas, recolección de datos y estadísticas, análisis y estudios, incluyendo la Oficina del Secretario General, diferentes directorios temáticos -incluyendo el Directorio de Relaciones Globales (Global Relations Directorate)- y el Centro de Desarrollo de la OCDE”, señaló.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL indicó que la economía internacional está sufriendo un período de grandes transformaciones, en donde el cambio climático, la migración, la revolución tecnológica, las crecientes disputas comerciales y la salud son solo algunos ejemplos. “El mundo enfrenta nuevos y viejos desafíos, y esto requiere nuevos compromisos, acuerdos y políticas”, dijo.

En este sentido, recordó que la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) llaman a un cambio de paradigma desde los modelos de desarrollo predominantes y la actual cultura del privilegio hacia un nuevo modelo que priorice la sostenibilidad y la igualdad. “Esta agenda global requiere acciones y políticas dirigidas a un crecimiento inclusivo, la eliminación de la pobreza y patrones sostenibles de producción y consumo, integrando las esferas económica, social y ambiental”, explicó.

Alicia Bárcena enfatizó que la pandemia de COVID-19 ha traído nuevos desafíos y puesto en evidencia la importancia de trabajar juntos y reforzar el apoyo a los países de América Latina y el Caribe para impulsar marcos institucionales, la creación de capacidades financieras y desarrollo de habilidades sociales y tecnológicas. “Estos son asuntos fundamentales para construir sociedades más resilientes e inclusivas”, señaló.  

Agregó que América Latina y el Caribe es una región de desarrollo en transición que enfrenta varios desafíos: tiene una estructura productiva poco diversificada y con baja productividad, con falta de actualización tecnológica, que ha sido duramente golpeada por la pandemia con el cierre de 2,7 millones de pequeñas y medianas empresas (pymes) y grandes impactos en el empleo (se estima una pérdida de 47 millones de trabajos).

También ha sufrido alzas en la pobreza y la desigualdad, a pesar de los avances sociales realizados en la última década. “Hemos estimado que en 2020 el total de personas pobres ascendería a 209 millones, 22 millones de personas más que el año anterior, y el índice de Gini promedio (que mide la desigualdad) podría incrementarse en 5,6%, respecto al 2019”, indicó.

Además América Latina, y en especial el Caribe, son muy vulnerables al cambio climático y ya han sufrido sus negativos efectos y, por otro lado, la región tiene una limitada capacidad impositiva y la falta de estructuras tributarias progresivas sigue siendo una preocupación.

“Enfrentar los desafíos locales y globales requiere más que nunca de un enfoque completo y renovado de las asociaciones, una nueva perspectiva de la cooperación internacional basada en intereses comunes, valores compartidos y complementariedades fuertes. Estos son los intereses y valores comunes que compartimos con la OCDE”, declaró finalmente en su mensaje.